♠ Crónicas Vampíricas ♠

Amor se escribe con sangre
 
ÍndicePortalCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Protegiendo el pasado.
Jue Mar 03, 2011 12:54 am por {Annabelle}

» Fangs In My Blood { MUY nuevo, necesitamos gente } {Elite}
Miér Feb 02, 2011 6:52 am por Invitado

» A New Life In Mystic Falls {Normal}
Lun Ene 31, 2011 7:33 pm por Invitado

» Personajes de la Saga~
Vie Ene 28, 2011 3:05 am por Isobel Flemming

» Bad Blood, The Vampire Diaries {FORO NUEVO} Afiliación
Jue Ene 27, 2011 2:32 am por Invitado

» Recorriendo el vacio existencial {Libre}
Lun Oct 25, 2010 4:35 am por Sophie Folter

» Registro de Avatares
Sáb Oct 16, 2010 4:06 am por Stefan Salvatore

» Peticion de casa o y a habitacion
Miér Oct 13, 2010 7:06 pm por Caroline Forbes

» cronicas vampiricas
Dom Oct 03, 2010 4:56 pm por Bonnie Bennett

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Jun 29, 2013 9:23 pm.
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Crónicas Vampíricas

Comparte | 
 

 Protegiendo el pasado.

Ir abajo 
AutorMensaje
{Annabelle}



Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 03/03/2011

MensajeTema: Protegiendo el pasado.   Jue Mar 03, 2011 12:54 am

Los recuerdos de aquel día siguen siendo confusos para mí. No tengo por costumbre alardear de mi valentía, ya que no hay suficiente cantidad en mí para eso, sin embargo, desde aquel día hay algo que me mueve y que me obliga a seguir buscando.
Mi vida era mediocre y mi carácter rebelde. Esa combinación hizo que a la menor oportunidad me escapara de las normas que me seguían allá donde iba. Simplemente había aceptado el hecho de que no encajaba en ninguna parte, pero al menos, trataría de no odiarme a mí misma cada segundo.

El grifo se cerró de golpe y unos ojos azules me miraron algo cabreados:
- No estamos para tirar agua.
- Buenas tardes, Dylan. – saludé resignada y cogiendo un trapo del fregadero.

No me devolvió el saludo, se limitó a fingir que no estaba allí como hacía siempre. Era curioso, pues aunque sabía que le caía bien, no se fiaba del todo de mí. Pero eso no era nuevo para mí en absoluto, de hecho era mi pan de cada día. Desde que abandoné los estudios mi madre me dio por perdida, mi padre en cambio trató por todos los medios que entrara en razón, claro que yo no lo hice. En el fondo tenía buenos recuerdos de ambos… A veces.

- ¿Se puede saber qué te ocurre hoy? – pregunté con voz cansada.
- No, no se puede saber. Eres la última a la que se lo contaría.
- ¿Ah, sí? ¿Hablarías antes con Rose?

Rose era la cocinera del pequeño bar oscuro y sucio donde trabajaba. Dylan era un buen tipo, pero no tenía dinero para comprar algo mejor ni tampoco para mejorar aquello. Por mi parte, el lugareña perfecto para mí, y estaba justo donde lo necesitaba. Solo a un sitio así se acercaría él… Ellos…

Una vez más reparé en que no recordaba su rostro, solo su pelo negro y sus ojos infinitamente azules. El resto lo sabia por mi abuela, ni siquiera le pregunté a mi madre la verdad antes de cruzar el charco y venir a matar con mis propias manos a ese asqueroso vampiro. No me gustaba que me infravaloraran, siempre lo habían hecho. De acuerdo, solo tenía dieciocho años, pero era edad más que suficiente para no ser idiota aunque nadie a mi alrededor se lo creyera. ¿Cómo sino habría sobrevivido seis meses en aquel sitio? Era absurdo…

Solté la bayeta con la que limpiaba una de las mesas y me senté en la silla. Estábamos solos, nadie a la vista, así que no había motivo para fingir que todo era maravilloso. Aun esperaba el día en que por fin el buen amigo de Dylan apareciera para deleitarnos con su presencia. Aun deseaba con todas mis ganas volverlo a ver y asegurarme de que era él, de que no me había equivocado, de que mi abuela no metía.

Nadie, ni Rose, ni mi jefe, ni siquiera la familia ala que había dejado atrás, imaginaba cuánto odio podía caber en mí, cuanta sed de venganza. Mi abuela se había ido sin más, sin que nadie me explicara nada porque creían que no estaría preparada. Ocho años, tenía ocho años cuando mi bisabuela murió, y no olvidaré ese día jamás y tampoco a su asesino.
Volver arriba Ir abajo
 
Protegiendo el pasado.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
♠ Crónicas Vampíricas ♠ :: Mente VS Cuerpo~ :: Fan - Fics ~-
Cambiar a: